En profundidad

Antonio Belmonte: autismo y música

Conoce la historia de Antonio Belmonte, la primera persona con autismo en superar el Grado Profesional de Música (especialidad de contrabajo) en un conservatorio público en España.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on whatsapp
Share on email
Antonio Belmonte autismo musica

En este artículo os invitamos a conocer la historia de superación personal y académica de Antonio Belmonte, primera persona con autismo en superar el Grado Profesional de Música (especialidad de contrabajo) en un conservatorio público en España.

Breve historia personal

Antonio Belmonte García nació el 31 de agosto de 2000 en Albacete (España). Fue diagnosticado con TEA a los 2 años de edad. Con un 67% de discapacidad, le cuesta mucho hablar, tiene problemas de interacción social y de hipotonía muscular. Sin embargo, Antonio posee una gran cualidad que le ayuda a su formación musical y que sólo se da en 1 de cada 10.000 personas: el oído absoluto. Se trata de la primera persona con estas características en conseguir la titulación académica de Grado Profesional por la especialidad de Contrabajo en un conservatorio público español —concretamente, en el Conservatorio Profesional de Música Tomás de Torrejón y Velasco de Albacete—.

Con 2 años apenas hablaba, pero le atraían mucho los instrumentos musicales. Así que comenzaron a usar con él la música para atraer su atención, tanto en las terapias como en la realización de los trabajos del colegio: tocaba melodías infantiles en el piano de casa, dibujaba guitarras, las modelaba en plastilina. Los instrumentos musicales eran sus juguetes. A los 4 años, comenzó su formación musical en la Academia de música Molto Vivace de Albacete a través del piano, y, poco después, con la guitarra y el violín. A los 5, ya era capaz de afinar diversos instrumentos a la perfección y sin ningún tono de referencia.

Con su experiencia musical, en 2012 nace el grupo Alhambra Albacete, junto al que Antonio ha realizado más de cien actuaciones benéficas y de sensibilización por toda España.

Inclusión en los estudios oficiales de Contrabajo

Su formación académica oficial comenzaría en 2010. Contando con 10 años de edad, Antonio superó la prueba de acceso al Conservatorio Torrejón y Velasco de Albacete, ingresando en la especialidad de Contrabajo, y habiendo superado las dos primeras etapas educativas (Grado Elemental y Grado Profesional) a lo largo de esta última década.

José Francisco Giménez Gómez ha sido su profesor y tutor de Contrabajo durante todo el proceso; un excelente docente que creyó en él, aceptando el reto de enseñar a tocar nuestro instrumento a un niño con TEA con una gran capacidad musical, pero que a su vez tiene una serie de problemas que dificultan su aprendizaje, como pueden ser la compresión lingüística, el déficit de atención o la capacidad motora. Tanto fue así, que hubo que recurrir a la ayuda de un profesor de apoyo: Juan Antonio Osma Martí, quien se encargaba de trabajar con Antonio el estudio diario de los contenidos explicados por el tutor en la asignatura instrumental. Para el resto de asignaturas (Lenguaje musical, Historia de la música, Armonía…) también se planteó un trabajo coordinado con apoyos —indicado para las personas con autismo—, teniéndose en consideración la singularidad del chico, para la planificación, ejecución y evaluación de conocimientos, manteniendo el contenido y nivel académico exigidos en los estudios oficiales de música.

En 2020, Antonio Belmonte terminó sus estudios profesionales con muy buenas calificaciones, habiendo seguido con éxito el currículum ordinario de la especialidad. Tanto él como su entorno pretenden completar su formación oficial con el Grado Superior, y, ante las características tan peculiares de su caso, la Consejería de Educación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha está estudiando la fórmula para incluirle como alumno en el Conservatorio Superior de Castilla-La Mancha.

Momento actual

El aprendizaje de Antonio sigue en el conservatorio profesional, en la especialidad de Guitarra, y además es miembro de la Orquesta de Guitarras de Albacete.

Las competencias adquiridas en las enseñanzas oficiales de música le han permitido conseguir plaza como contrabajista titular en la JOSE (Joven Orquesta del Sur de España) y ganar una de las prestigiosas Becas SuperArte 2020 de la Fundación Grupo Sifu, creada para ayudar a la inclusión educativa dentro de las especialidades de música y danza para personas con discapacidad.

Asimismo, mantiene su labor en la Asociación Alhambra Albacete, con conciertos benéficos y de concienciación, componiendo pequeñas obras musicales para cortometrajes y colaborando como contrabajista en conciertos sinfónicos.

Repercusión social

Estas buenas prácticas educativas musicales han sido motivo para que diferentes organizaciones sociales, públicas y privadas, premien y divulguen la historia de Antonio a través de documentales, noticias y reportajes como el siguiente:

 

Conclusión

La inclusión social de las personas con discapacidad comienza con la educación. El desarrollo del talento de cada alumno es posible trabajando sus capacidades personales, y el presente artículo demuestra que esto también es posible en el estudio formal de un instrumento sinfónico, como lo es el contrabajo.

Más información

Deja una respuesta